Viernes, 15 de Mayo de 2020 15:00

UEjecutivos realizó conversatorio sobre el emprendimiento en tiempos de crisis

Cuatro destacados profesionales vinculados al emprendimiento, entre ellos Komal Dadlani, CEO y co-fundadora de Lab4U; Carolina Echeñique, fundadora y presidenta de Tika Artesan Chips; José Manuel Moller, fundador y CEO de Algramo; y David Sax, periodista y escritor, autor del libro “El alma de un emprendedor”

Participaron del Conversatorio virtual: emprendiendo en tiempos de Covid-19, organizado por UEjecutivos, moderado por el director de UEjecutivos, Claudio Müller, en este encuentro, que se realizó el pasado 14 de mayo, los panelistas invitados relataron sus experiencias, respecto a los desafíos que han experimentado como emprendedores, ante el actual contexto de crisis, y los próximos pasos a seguir.

Al respecto, Echeñique señaló que este periodo de tiempo ha sido difícil para Tika –empresa de venta de snack elaborado en su totalidad con productos vegetales y nativos de Chile–, desde el punto de vista de la logística y el ámbito comercial. Dijo que “hemos tenido que entender la problemática interna de los proveedores, gerentes, entre otros, quienes todos estamos trabajando desde la casa con los tiempos limitados”. Sin embargo, rescató los aspectos positivos que han salido en esta crisis, como las “habilidades humanas que se han tenido que poner por encima de las profesionales”.

También, hizo un llamado a adquirir un compromiso social con la gente que se verá más perjudicada por la crisis. En este aspecto, señaló que los emprendedores deben generar mecanismos o nuevas empresas, que ayuden a integrar a personas, que han sido despedidas en otros rubros.

En el caso de Algramo –empresa que vende productos a granel–, Moller indicó que la crisis les tocó en plena ejecución de un plan de expansión, lanzando el servicio de delivery. Ante el actual escenario, dijo que han debido adaptarse a los nuevos hábitos de compra de los usuarios, como por ejemplo el horario de entrega de los productos y, al mismo, han incorporado mayor tecnología en el servicio que ofrecen, al promover la compra de envases “inteligentes”, que además de ser reutilizables, portan un chip que se vinculan a la cuenta del usuario. Esto permite reducir la compra de envases plásticos, al mismo tiempo que ganan dinero los clientes, ya que se les devuelve dinero por cada compra que realicen.

Moller cree que incentivando económicamente se puede cambiar el comportamiento de las personas. Este punto es importante pensando en la crisis ambiental que se avecina. Destacó que “el diagnóstico está claro. Además de la protesta, se deben hacer propuestas con trabajo colaborativo, así se puede avanzar y llegar a tiempo”.

Sobre los próximos desafíos a los que se enfrentan los sectores productivos, Dadlani manifestó que las organizaciones deben sumarse a “la transformación digital, la que no se basa solo en aplicar tecnología, sino que es un cambio de paradigma en la forma como estamos viviendo y haciendo las cosas”.

Echeñique argumentó que esta crisis generará un cambio en la visión de las personas, quienes “necesitan más empatía con las empresas, y encontrarle un sentido a lo que están comprando. Hay una decisión ética de compra. En el futuro, el consumidor va a ser mas conectado con el mundo, entendiendo que de fondo hay una marca”.

“El alma de un emprendedor”

David Sax, periodista que ha escrito artículos para medios como New York Magazine, Vanity Fair, Bloomberg, Business Week, The New York Times, en medio de la pandemia del brote de Covid-19, se atrevió a lanzar el libro “El alma de un emprendedor”.

Sax explicó que existe mucha mitología en torno al emprendimiento. En ese ámbito, dijo que muchas personas piensan que se debe tener mucho capital de inversión y estudios en connotadas universidades, para poder emprender. Sin embargo, aterrizó esta idea, subrayando que cuando se habla de emprendimiento hay que incorporar todo tipo de negocios: la señora que hace empanadas, el negocio de barrio, el restaurante, entre otros. En una crisis económica como la actual, dijo que se necesita todo tipo de emprendedores.

Sobre este punto, Moller destacó que el aprendizaje de Algramo partió en los barrios, mirando alrededor y empapándose de lo que ahí ocurría. Señaló que el almacén de barrio, en general, parte por mujeres que deben compatibilizar el rol de madre junto con el del trabajo para poder subsistir. “Hay una base de mujeres que sacan adelante a sus familia y hacen una transformación muy grande. Eso se menciona poco”, agregó.

Sax destacó que esta es una oportunidad que tiene el mundo para crecer de nuevo, hacer una pausa y examinar las cosas. Agregó: “Hablemos de capitalismo humano con ideas con sentido y valores, aplicándolo al negocio. Es la esperanza que tengo de esta crisis que podemos renovar el emprendimiento”, manifestó.