Viernes, 08 de Noviembre de 2019 11:00

En entrevista realizada por el Colegio de Contadores, el profesor Luis Jara Sarrúa habla sobre la necesidad de la permanente especialización de la disciplina contable

Actualmente, el académico es presidente de la Comisión de Educación del organismo, el cual está integrado por Wilson Zúñiga de la Universidad Católica del Norte; Digna Azúa de la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso; Angélica Peña de la Universidad de Santiago de Chile; y Fernando Morales de la Universidad del Bío Bío.

En esta entrevista publicada el pasado 4 de noviembre en la web del Colegio de Contadores de Chile A.G., el académico del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información, Luis Jara Sarrúa, se refirió a la importancia de avanzar en un proyecto de certificación profesional.

“Se puede pensar que un estudiante en su proceso de formación académica-profesional está bajo la supervisión de la institución educacional, así se garantiza que sus conocimientos son los pertinentes. El problema viene cuando el alumno egresa y ya no hay nadie que lo acompañe en términos de si está actualizado con respecto a las competencias que debe tener. La profesión contable está en constante cambio debido a las modificaciones normativas, así como a los nuevos enfoques de negocios y el uso de la tecnología. Por ello, se requiere que los profesionales actualicen sus conocimientos según estos cambios”, manifestó el académico.

Agregó que “en Chile no existe la obligación de colegiarse y por lo tanto tampoco de someterse a la certificación. Si esto es apoyado por la Contraloría, el SII, la CMF, la SOFOFA, por mencionar algunos, entonces, ellos actúan como agentes legitimadores del proceso de certificación profesional y, por ejemplo, si la Contraloría contrata a un contador, valore positivamente al profesional certificado. No es obligatorio sino que las contrapartes lo consideren como un factor positivo a la hora de requerir servicios profesionales de un contador y/o auditor. Esta es la primera etapa”.

Por lo mismo, indicó que si bien “en Chile, la profesión contable está presente en diversos niveles del modelo educativo, nos focalizamos en el nivel profesional universitario. Aquí se observa que según la universidad, el profesional posee competencias distintas y esto nos genera discrepancias en cuánto a un posible instrumento de medición. Por lo anterior, debemos partir de un piso que le permita a cualquier profesional abordar el reto de la certificación”.

“El Colegio de Contadores A.G. es quien debe asumir el reto de la certificación profesional en nuestro país. Por supuesto, el Colegio debe realizar alianzas con las universidades para definir y desarrollar los mecanismos necesarios para llevar adelante el proceso”.
Te invitamos a revisar la entrevista completa aquí.