Miércoles, 05 de Diciembre de 2018 12:30

Profesora María Paulina Zunino:

“La interacción con los alumnos enriquece la labor académica y docente”

Fue la primera mujer que dirigió la carrera de Contador Auditor de la Universidad de Chile en el año 1984, manteniéndose por más de 20 años en el cargo. Confiesa que se arriesgó al asumir la jefatura y que nunca sintió discriminación en una Facultad de Economía y Negocios integrada mayoritariamente por hombres. Hoy, en el marco del aniversario Nº 60 de la carrera y lejos de los cargos directivos y de mayor responsabilidad ve con esperanza el futuro de la profesión y asegura que “la Universidad de Chile debe seguir manteniendo el liderazgo y abriendo caminos en esta disciplina”.

Como alumna, académica y ejerciendo cargos directivos, la profesora María Paulina Zunino R. (74), diploma en Estudios Avanzados en Ciencias Empresariales de la Universidad Autónoma de Madrid, Contador Auditor e Ingeniero en Información y Control de Gestión, lleva más de medio siglo en la Facultad de Economía y Negocios (FEN) de la Universidad de Chile.

Dirigió la Escuela de Auditoría, entre 1984 y 2006; ha participado en el Consejo de Facultad, en diversas comisiones de estudios tanto a nivel de Facultad y la universidad; asumió la dirección del magíster de Tributación y la coordinación de los programas de diplomados, bajo el alero del Centro de Estudios Tributarios del Departamento de Control de Gestión y Sistemas de Información.

En 2006, la Universidad de Chile la distinguió como Mujer Siglo XXI; mientras que la FEN le rindió homenaje inaugurando en 2010 un auditorio con su nombre. Asimismo, en innumerables ocasiones ha sido reconocida como Mejor Docente de Pregrado.

Fuera de la universidad la profesora Zunino también ha colaborado desde el año 1990 con la Comisión de Educación Superior del Ministerio de Educación en la evaluación de carreras técnicas del área de negocios; así como también la comisión para el estudio y definición del perfil profesional de Contador Público y Auditor en la Comisión Nacional de Acreditación de Pregrado (CNAP) y la Comisión de Principios y Normas de Contabilidad del Colegio de Contadores A.G. También, integró entre 2007 y 2009 el directorio de la Conferencia Académica Permanente de Investigación Contable (Capic). En el ámbito profesional, participó de diversos estudios y asesorías en distintas organizaciones.

Hoy, en el marco de la celebración de los 60 años de la carrera de Contador Auditor y con una trayectoria académica de larga data la profesora Zunino recuerda sus inicios desde que puso un pie en la facultad en el año 1967.

Labor docente

Llegó casi por casualidad a estudiar Contabilidad. Todo partió cuando tenía 17 años y egresada del colegio Santa Rosa comenzó a trabajar en la fábrica Molino y Fideos Zunino S.A. de su familia, como jefa del área de Administración y Finanzas. Debido a las necesidades de la empresa, tuvo que comenzar a especializarse. Ingresó a un liceo técnico, pues era un requisito que debía cumplir para poder entrar al curso de Contadores Auditores que impartía la Universidad de Chile, desde 1956.

Recuerda que en aquel entonces este curso especial estaba orientado a personas que trabajaban, por lo que se dictaba en formato vespertino. Además, señala que en aquella época “el currículum era muy rígido. Si repetía un curso, debía hacerlo al semestre siguiente sin poder tomar otros”, dice.

Ya estando egresada en el año 1971, comenzó a ser ayudante de varios ramos de Contabilidad. Este sería el inicio de la pasión que dice sentir por la docencia. Por eso, en 1974 cuando se inició el periodo de departamentalización de la universidad y le ofrecieron hacer clases part time no lo dudó un segundo y aceptó. Acomodó sus horarios de su trabajo en la empresa familiar y la universidad hasta que en 1977 le ofrecieron hacer clases media jornada en los ramos de Contabilidad I, Fundamentos de la Contabilidad, Metodología de la Contabilidad, entre otros. Ese año, además, asumió la coordinación de la línea de Contabilidad y Auditoría en el plan de estudios de la carrera de Contador Auditor.

Sin darse cuenta, su vínculo con la academia se fue estrechando cada vez más hasta que a fines del año 1983, el director de la Escuela de Auditoría de aquel entonces, el profesor Domingo Fabres le comunicó que dejaría el cargo. Él junto al jefe de carrera de ese momento, Mario Morales Mondaca la propusieron en una quina ante el decano de la FEN de la época, Jorge Selume, siendo la elegida para quedarse con el cargo, el cual asumió en el año 1984. Uno de los cambios más grandes que se generó durante su mandato en el año 1989 fue la modificación de jornada en que se impartía la carrera, pasando de diurna a vespertina. En aquel año, también asumió la dirección de la carrera de Ingeniería en Información y Control de Gestión.

También, durante su mandato se creó el postítulo de Auditoría Computacional (1984), la revista “Contabilidad. Teoría y Práctica” (1986) que cambió posteriormente de nombre  a “Contabilidad y Sistemas”, la cual se edita hasta hoy en día.

La profesora Zunino recuerda que fue una de las etapas más lindas de su carrera. “Éramos una escuela muy chica, casi familiar”, dice. Al mismo tiempo, destaca que “nunca sentí discriminación de parte de mis colegas. Al contrario, siempre me sentí apoyada”. Destaca que lo mejor de aquella época fue “la interacción con los alumnos, académicos y personal de apoyo quienes enriquecen la labor académica y docente”. Sin embargo, recalca que si tuviera que elegir entre un cargo directivo, realizar asesorías y hacer clases, prefiere el vínculo con los alumnos. “Me gusta la labor docente”, aclara. 

Pese al momento político que se vivía en nuestro país –que recuerda como lo más negativo que le tocó vivir–, dice que siempre sintió mucho respeto y buena convivencia con los alumnos. “Siempre tuve una política de puertas abiertas, para atender a los alumnos”, remarca.

Ante las nuevas tendencias que vaticinaban cambios en el mercado laboral y ante las inquietudes de los profesionales frente a la inclusión de la computación, bajo su dirección se comenzó a analizar la posibilidad de incluir una nueva carrera. “Los auditores de la época no sabían computación, por lo que las empresas contrataban a ingenieros en Computación”, para los sistemas que registraban la información contable. El problema en este caso es que estos profesionales “no se comunicaban con los usuarios de la información contable”, señala la profesora Zunino.

En 1985, se realizó un simposio de Auditoría Computacional, toda una innovación para la época. Este encuentro, señala la profesora Zunino cimentó el camino para la creación de la carrera de Ingeniería en Información y Control de Gestión, la cual se crearía el año 1989 y comenzaría a impartirse junto a la de Contador Auditor, hasta su total separación el año 2013.

Respecto de este tema, la profesora Zunino señala que “las carreras deben anticiparse a las necesidades del mercado”. Las universidades tienen que proyectar los nuevos requerimientos de la industria, añadió.

Luego de trabajar intensamente por 22 años en la jefatura de la carrera, dejó el cargo. La profesora dice que cumplió una etapa. “Después de tanto tiempo, se necesitan cambios y miradas nuevas”, relata.

Contador Auditor

Dedicada aún a la docencia, pero con una menor carga académica, actualmente la profesora Zunino dice que “la Universidad de Chile debe seguir manteniendo el liderazgo y abriendo caminos en esta disciplina” para los futuros profesionales.

Pone énfasis en que la profesión ha evolucionado. Cuando ella ingresó, en la década de los 60’ el programa estaba orientado a aspectos más técnicos y operativos para el registro de información financiera de las organizaciones. “Hoy en día los profesionales tienen que tener una visión global. No basta con saber Contabilidad, tienen que tener conocimiento de las disciplinas de Finanzas, Tributación, Estadística, entre otras”, aclara.

Hoy más que nunca –agrega– ante la revelación de fraudes financieros, el Contador Auditor debe ser un profesional que cuente con una mayor capacidad de análisis y juicio profesional. “Los auditores deben contribuir al reconocimiento de la carrera, para asignarle la importancia que se merece tal como ocurre en otros países”.

Un aspecto importante en este ámbito es el papel que tiene la ética en la profesión. Los egresados de la FEN, indica la profesora Zunino “cuentan con una sólida formación ética en forma transversal, a través de distintos cursos en el que se analizan casos y dilemas éticos. Los alumnos se relacionan con los valores éticos durante toda la carrera”.

Junto con esto, la profesora Zunino destaca que “cada día es mayor la importancia de la carrera. Las empresas requieren transparentar la información, para que el usuario de la información financiera tenga una mayor comprensión de ella y del contenido que se está entregando”.

Por esta razón, frente a la automatización de los empleos la académica señala que el trabajo que realizan los contadores auditores necesita de juicio profesional, por lo que “los robots no van a sustituir a los profesionales”, en este campo. Por el contrario, añade que “cada día las empresas aumentan sus requerimientos en esta materia, por lo que demandan en mayor cantidad estos profesionales”.